Yamilia

Chinguiz Aitmátov

ISBN: 978-84-15509-72-1

Encuadernación: Cosido

Formato: Rústica con solapas

Fecha de publicación: 1/9/2021

Número de páginas: 96

Traducido por: Marta Sánchez-Nieves Fernández

Ilustración de cubierta: Cristina González Esteban @crisgoneban

PVP: 14,00 €

 

Es 1942 y Yamilia vive con su familia política en una pequeña aldea kirguiza rodeada de montañas. A casi todas partes la acompaña el joven Seit, todavía un niño, fascinado por el magnético carácter y el descaro de la joven y siempre dispuesto a defenderla de cualquier agravio. Como el resto de hombres, el esposo de Yamilia lucha en el frente en defensa de la madre patria, y las mujeres, los niños y los heridos deben asumir las duras labores del campo: una tarea que se repite cada día, desde el amanecer hasta el ocaso. Pronto Daniyar, un soldado convaleciente, se unirá a Seit y a Yamilia para ayudar en los trabajos del koljós. Juntos, entre silencios y canciones, recorrerán la bella estepa, mientras el viento trae aromas de otras vidas posibles.

Yamilia es la obra más celebrada de Chinguiz Aitmátov. Una deslumbrante historia de amor, un grito contra las convenciones de la sociedad de su época y un vívido fresco del folclore y la sencilla vida de las aldeas kirguizas bajo el dominio soviético.

 

«No le sobra ni una sola palabra, ni frase que no resuene en el alma». Louis Aragon

«Vibrante y vívida evocación de los paisajes locales y tradiciones populares». Telegraph

«Escenas de bondad humana, sabiduría, amor y devoción en el sobrecogedor paisaje de Asia Central». The Guardian

Sobre este libro han dicho:
  • CULTURACA (Anabel Vélez)

    ¿Se puede viajar en una tarde a la bella estepa de Kirguistán? Sí, se puede. ¿Cómo? A través de las páginas de un libro tan delicado y maravilloso como este. Yamilia tiene apenas 88 páginas. Pero no le hace falta más para transportarte a esas tardes en las que Yamilia, Daniyar y Seit viajaban en sus carretas por los bellos paisajes de la estepa para llevar el grano al apeadero y que parta rumbo al frente para alimentar a los soldados que combaten en la guerra. Pero me estoy adelantando.

    (...)

    Yamilia se lee en un suspiro, una tarde, pero es una obra preciosa. Una historia de amor sencilla y profunda. Una historia contada con maestría que te atrapa y te hace trasladarte al momento que están viviendo sus protagonistas. No dejéis de leerla. La edición de Automática Editorial tiene una portada preciosa de Yamilia e incluye al final un glosario muy útil explicando el vocabulario kirguizo de los términos que se han mantenido como en el original.

  • Libros - El diario de Ferrol

    Aitmátov: el amor, el trabajo, la tierra y la guerra. 

    Cuando Rusia era la URSS, Kirguistán era una de sus repúblicas. De ella fue embajador en las décadas finales del s.XX el escritor Chinguiz Aitmátov, cuyo padre fue asesinado en una de las purgas del "padre" Stalin. Chinguiz, paradójicamente, recibió en tres ocasiones el Premio Lenin y con su novela corta Dzhamilia (1958) obtuvo un impresionante éxito. Ahora, con la grafía Yamilia (Automática Editorial, 2021) y una precisa traducción de Marta Sánchez-Nieves Fernández, retorna un Aitmátov que es un fundamental representante de la novela rusa de la segunda mitad del pasado siglo (políticamente Unión Soviética). 

    (...)

    Su cosmos de ficción es profunda y trágicamente ruso y está revestido de una dolorosa humanidad y centrado en el amor como sufrimiento y desafío a los hábitos sociales, religiosos y tradicionales del pueblo. (...) Las figuras de Yamilia y Daniyar adquieren una fibra humana que conjuga espontaneidad y secreto, extroversión y silencio, frescura juvenil y traumas de la guerra. Breve, esta Yamilia, pero muy, muy buena.

  • La huella digital (Elena de Pablos)

    ‘Yamilia’: una historia de amor en Kirguistán

    Pese a la sencillez y la brevedad de la obra, Yamilia logra emocionar con su historia y consigue que nos pongamos en la piel de unos personajes que han de luchar por su felicidad frente a los convencionalismos, por sus sueños frente la rutina y lo que se espera de ellos, por el amor frente a las tradiciones. Los lectores imaginamos la escena de los sacos y sufrimos con Daniyar, leemos las cartas de Sadyk y compadecemos a la protagonista y asistimos esperanzados a los sueños de Seit.

    En ocasiones una obra se convierte en una lectura reconfortante para el lector. De forma sorprendente esta novela corta llegó a mí en el momento en que la necesitaba y decidí releer la obra tras acabar la primera lectura, buscando repetir la paz que me hizo sentir. Hoy os invito a descubrir a Chinguiz Aitmátov, una de las figuras literarias más importantes de Kirguistán, y a su Yamilia. Será un feliz encuentro.

Recomienda este libro: